Contexto

El nuevo paradigma es reconocer a las metrópolis bajo una articulación y complementariedad funcional entre las centralidades de orden metropolitano y las centralidades de escala urbana, para transformar el modelo tradicional a un modelo de ciudades policéntricas con desarrollo sostenible.

Debe plantearse una agenda estratégica, nuevas instancias de coordinación metropolitana y nuevos instrumentos de planeación que permitan una transición hacia la construcción de ciudades más habitables, seguras y resilientes, ciudades igualitarias y justas, ciudades inteligentes y competitivas, y ciudades con información y datos abiertos.

En el marco de la nueva agenda urbana, se establece fortalecer el uso de plataformas e instrumentos digitales, incluidos los sistemas de información geoespacial, a fin de mejorar a largo plazo la planificación y el diseño integrados de las áreas urbanas y los territorios, la administración y ordenación de la tierra y el acceso a los servicios urbanos y metropolitanos.

Además de fortalecer las capacidades en relación con datos y estadísticas a nivel nacional, subnacional y local para supervisar eficazmente los progresos logrados en la aplicación de políticas y estrategias de desarrollo urbano sostenible.

El valor y la necesidad de contar con información multivariable y con una mirada longitudinal de las zonas metropolitanas, ordenada y sintetizada en indicadores permitirá impulsar una eficaz coordinación de instancias federales, estatales, municipales y de organismos auxiliares para impulsar políticas públicas con un enfoque de intervención, ordenamiento del territorio y acceso al espacio, poniendo siempre a las personas en centro.